LA EDUCACIÓN Y LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS

LA EDUCACIÓN Y LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS

LA EDUCACIÓN Y LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS

Con la introducción de los sistemas informáticos en todos los ámbitos de la sociedad -incluida la educación- y la posibilidad de acceder cada vez de forma más accesible a la información, se ha



Con la introducción de los sistemas informáticos en todos los ámbitos de la sociedad -incluida la educación- y la posibilidad de acceder cada vez de forma más accesible a la información, se hace necesario introducir un nuevo factor en las estrategias de aprendizaje: el manejo de esa información.

En definitiva "aprender a aprender” conlleva actualmente el desarrollo de una "competencia” para el manejo de la ingente cantidad de información que se mueve con la aparición de herramientas básicamente informáticas (Internet, enciclopedias multimedia, buscadores…) y con características sustancialmente distintas, ya que se trata de acceder, buscar, evaluar y organizar mucha más información procedente de fuentes muy distintas y de naturaleza muy diversa no solo en lo relativo a su contenido y a su calidad y, por lo tanto, a su grado de credibilidad, sino también en lo concerniente a los soportes empleados y a los modos en los que es posible el acceso a los mismos.

Podría decirse que el obstáculo no sería disponer de información, sino más bien la necesidad de lograr que los estudiantes (cualquiera que sean sus características) dominen nuevas destrezas y habilidades relacionadas con el empleo de estas tecnologías y desarrollen actitudes críticas ante el enorme volumen que reciben, de modo que sean capaces de conseguir la mejor información y para ello deberán aprender o ser enseñados a ser críticos con los modos, técnicas y fuentes a través de las cuales obtuvieron la información. 

Con la introducción de todos estos mecanismos, el estudiante tiene en su poder herramientas que, a priori, pueden ser positivas para apoyar y llevar a buen fin las tareas de estudio y no tendrían tanto que afectar a las técnicas de estudio y en menor lugar a las estrategias de aprendizaje, pero sí pueden conllevar una serie de problemas que a largo plazo afecten a dichas técnicas de estudio. Por ejemplo, a la hora de realizar un trabajo de una materia concreta , internet da la oportunidad de encontrar todo tipo de información y el estudiante lo único que tiene que hacer es "recortar” y "pegar” , con lo cual todo el trabajo de elaboración de dicho trabajo quedaría relegada a una simple acción casi mecánica. Además, en la "Red” se encuentran ya múltiples páginas Web donde ya aparecen hechos resúmenes y esquemas de asignaturas o materias, eliminando este tipo de actividad de la tarea de estudio, además habría que hacen una mención especial a la cada vez más extendida posibilidad de realizar cursos, estudios, etc. On-Line, donde la relación que se establece tanto de la materia a estudiar como de las posibilidades de resolución de dudas, comentarios, etc. con el profesor, sería totalmente distinta a la relación que se plantea en el método tradicional, basado en clases presenciales.

Con todo lo expuesto anteriormente, tenemos que empezar a ver una modificación sustancial en todo lo que se refiere al estudio (incluidas las técnicas y estrategias de aprendizaje), en algunos casos para mejorar (todas las posibilidades que se abren al contar con una mayor capacidad y velocidad de acceder a la información), recursos más dinámicos (p.ej: las enciclopedias multimedia), como una forma distinta de enfocar la forma de trasmitir conocimientos (aulas virtuales); todas ellas no exentas de riesgos: falta de implicación por parte del estudiante si solamente utiliza estos métodos como una forma de evitar un trabajo más activo (pasividad); dificultad de saber discernir cuando la información es fiable o no y si esta información es la única válida o existen más posibilidades…

Por eso, no tardaremos mucho tiempo en ver, en los cursos de Técnicas de Estudio, aspectos relativos a la forma de acceder y trabajar la información para que sea rentable al alumno y pueda ser utilizada de forma positiva, sin perder nunca de vista que el estudio y el aprendizaje tienen, como elemento fundamental, un carácter consciente y activo por parte del alumno-estudiante y esta característica no puede perderse nunca y habrá que intentar incorporar las nuevas tecnologías a este fin.
¿Quíeres contactar con nosotros?

Rellena el siguiente formulario